Medicamentos para la dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una alteración común de la dermis que afecta fundamentalmente al cuero cabelludo. Asimismo, suele provocar manchas con escamas, enrojecimiento y caspa duradera. Puedes encontrar medicamentos especiales como: Tarmed, Piroxgel, Zincation y Bioselenium.

  • 24,86 € En stock

    Champú que contiene piritiona de zinc y brea de hulla. Está indicado para el alivio local sintomático de las alteraciones descamativas del cuero cabelludo, como por ejemplo, dermatitis seborreica, psoriasis, caspa y picor

    24,86 €
  • 9,40 € En stock

    Suspensión cutánea pensada para su uso en la piel o cuero cabelludo que contiene sulfato de selenio. Su uso se centra en el tratamiento sintomático de la caspa común y de una erupción coninflamación y descamación (dermatitis seborreica) de la piel y el cuero cabelludo.

    9,40 €
  • 15,12 € En stock

    Champú que contiene piritiona de zinc y brea de hulla. Está indicado para el alivio local sintomático de las alteraciones descamativas del cuero cabelludo, como por ejemplo, dermatitis seborreica, psoriasis, caspa y picor

    15,12 €
  • 16,40 € En stock

    Champú cutáneo que lleva Brea de hulla. Está indicado para el alivio sintomático de las alteraciones descamativas del cuero cabelludo, por ejemplo, dermatitis seborreica, psoriasis, caspa y picor.

    16,40 €
  • 12,75 € En stock
 

La dermatitis seborreica es comúnmente conocida como caspa. Igualmente, recibe los nombres de escema seborreico o psoriasis seborreica y cuando aparece en bebés se denomina costra láctea, provocando pequeñas zonas secas y escamosas entorno al cuero cabelludo.

 

¿A qué llamamos piel atópica?

 

La piel atópica es una patología de la dermis cuya característica principal es la deshidratación de ésta. Es una enfermedad de la piel cuyos orígenes pueden relacionarse con una predisposición genética. De igual modo, podemos hallar otros motivos como la contaminación ambiental, alergias, una mala alimentación e incluso la manera de vestir. La piel atópica suele producirse principalmente en niños y bebés. Así como en personas adultas aunque en menor escala. Entre los más pequeños hace acto de presencia en al cara y en partes articuladas como rodillas, codos, la parte interior de la muñeca, glúteos, piernas o en el cuero cabelludo.

 

¿Qué es la dermatitis seborreica en la cara?

 

La dermatitis seborreica en la cara es una patología cutánea duradera y escamosa muy común que provoca escamas en la piel de tonos blanquecinos o amarillentos. Suelen hallarse principalmente en zonas donde se concentre un mayor número de glándulas sebáceas. Las fases en que suelen aparecer los primeros síntomas de la dermatitis seborreica en la cara coinciden con cuadros de estés emocional. De igual modo, la ingesta de diversas sustancias como carbohidratos, alcohol o comidas picantes puede agravar los brotes de dermatitis seborreica.

 

¿Cómo es la dermatitis seborreica en el cuero cabelludo?

 

La dermatitis seborreica en el cuero cabelludo es similar a la que se presenta en la cara ya que suele hallarse donde se encuentran mayor número de glándulas sebáceas. De este modo, también pueden aparecer en la región mediofacial, nariz, parte posterior de las orejas, cejas, así como en la zonas medio torácica, periglútea e interescapular.

 

¿Para la dermatitis seborreica existe tratamiento?

 

Para la dermatitis seborreica existe tratamiento mediante productos disponibles en farmacias físicas y farmacias online. Estos productos farmacológicos pueden ser: gel champú, lociones de alquitrán de hulla, breas y sus derivados. Asimismo, en casos de dermatitis seborreica graves o muy avanzadas, es preciso realizar un análisis clínico suplementario para examinar ni existe alguna patología de base oculta como el virus VIH.

 

¿Cómo aliviar las pieles atópicas?

 

Para aliviar las pieles atópicas es preciso seguir un tratamiento a través de productos o fármacos de venta en farmacias físicas y farmacias online. Las pieles atópicas corresponden a un trastorno que resulta imposible prevenir ya que puede deberse a una predisposición genética. De este modo, únicamente podemos mantenerla bajo control y combatir los elementos que la empeoran.